Coworking vs Cafetería

Lo hemos visto en muchísimas películas y series y queda muy “cool” el estar en la barra de una cafetería viendo la vida pasar, trabajando con tu pequeño mini mac, y con una taza de café al lado, además ya si puedes ligar con algún cliente que entre, es ya la peli perfecta. ¿Por qué ibas a irte a un coworking?

Bien veremos todos los pros y los contras que tiene un coworking y una cafetería.

Compañía, lo de relacionarte con la gente y demás, eso que tanto nos gusta a los humanos:

¿Qué mejor lugar para encontrar compañía que una cafetería? En estos lugares cada día entra gente nueva, lo cual son nuevas oportunidades para conocer gente eso es así, aunque claro… ¿No habías ido a trabajar? Puedes llegar hacer buenas migas con los camareros después de tantos días, ¡es normal que te cojan cariño! Siempre y cuando su jefe no les diga que te tiren el café encima a propósito porque está harto de que ocupes un lugar en su local, para tomarte un café por la mañana y un aquarius por la tarde…

Por otro lado, tenemos el coworking, resulta que aquí la gente trabaja verdad, sin embargo  puedes tomarte un agradable café con ellos, manteniendo conversaciones reales y productivas, de las que muchas veces además podrás sacar sinergias y nuevos proyectos.

Internet, es eso tan extraño que entra de alguna forma en nuestros ordenadores y tablets:

“Si, si tenemos wifi gratis, solo tienes que conectarte, darle a LIKE en Facebook a nuestra página, consumir 5 cafés como mínimo y apuntar esta contraseña que mañana vamos a cambiar, lo único que claro… la velocidad a veces falla, pero por lo demás… WIFI GRATIS” ¿ A quien no le ha pasado esto?

En un coworking dentro de tu tarifa tienes wifi ILIMITADO en tantos dispositivos como quieras. Tendrás cable con fibra óptica para tu ordenador de mesa, y el día que se estropee, olvídate de llamar al técnico y pelearte con él para que venga a arreglarlo, puesto que hay un gestor en ese espacio que hará todo eso por ti.

¿Aún no te hemos convencido? Imagínate que llegas a tu cafetería como todas las mañanas, pides tu café, consigues enchufar tu portátil por fin, te pides un café y parece que todo marcha bien, estás con tu música… Pasan las horas y necesitas ir al baño. ¿Qué vas hacer? Puedes levantarte e ir corriendo al baño, dejando tus cosas ahí, a ver que pasa… igual tienes suerte y nadie coge nada, o puedes recogerlo todo e ir al baño y luego volver e instalarte de nuevo… 

Claro todo esto siempre que tengas un ordenador portátil, porque si no es así… ¿Te lo vas a comprar, para poder andar de aquí para allá? Con lo bien que estas con tu pantallaza y tu teclado…

Al final del día, uno de esos días que estás inspirado, y no para de salir cosas, y te sientes genial, hoy te comes el mundo. Viene una camarera y te dice que van a cerrar… y que tienes que irte… ¿justo ahora? Recoges todo y te vas a casa. Cuando llegas te pones el pijama, te sientas en el sofá… y adiós inspiración.

Estar en un coworking, no solo es asegúrate buena conexión a internet y una mesa donde trabajar. Es podre recibir opiniones y consejos, es mantener conversaciones que nutren tu actividad y tu ámbito social. En estos espacios se respira creatividad, innovación y amistad.

Ahora puedes disfrutar de tu espacio de coworking

Plaza Cuatro Caños
Plaza Puerta de Mártires, 1
28801 Alcalá de Henares
Madrid

91 086 88 83